Diosa Temis.


El emblema ligado, protocolizado a la Justicia en nuestra sociedad contemporánea, en la mayoría de los ámbitos, es la Diosa Temis, altamente considerada dentro de la Cultura Griega como tal, su nombre significa "Ley de la naturaleza"; Temis es fruto de la relación amorosa entre Urano (Dios primordial del Cielo) y la Diosa Gea (Diosa de la Madre Tierra), quien a su vez es Madre de las Parcas y de Las Estaciones.

Temis vivió la mayor parte de su tiempo en la Tierra, en el Santuario de Delfos, antes de ser ocupado por Apolo, siendo ella quien instruía al Dios Zeus en estas artes puesto que poseía “el Don de la Profecía”; sin embargo, durante la Edad de Hierro, devastada por la tribulación de los grandes crímenes que se horrorizaban, se trasladó al Cielo, en donde ocupa el lugar del Zodiaco Virgo.

Temis fue la segunda esposa de Zeus y el Símbolo personificado de la Ley y la Justicia Divina; aconsejó a Zeus protegerse con la piel de Amaltea (La Égida) en la Guerra contra los Titanes y gracias a ella, salvó su vida. Las hijas de Temis son Irene, Diké, (Dos de las Horas). Diké está relacionada con la representación de la divinidad de la Justicia, aunque es más común que Temis y su hija Astrea sean confundidas con más frecuencia, que ya unificadas forman una sola Divinidad.

Temis, mejor conocida como “La del buen consejo”, es la encarnación del Orden Divino, Leyes y Costumbres. Si alguien llegase a omitir su opinión, Némesis lleva al justo y colérico castigo, teniendo presente que Temis no es irascible; también es conocida como “la de preciosas mejillas” y fue la primera en ofrecer a Hera una copa cuando volvió al Olimpo desconsolada por Zeus con sus amenazas.

Temis presidió la correcta relación entre hombre y mujer, la base de la Familia legítima y ordenada, y la familia era "El Pilar del Dimos". Los jueces eran a menudo llamados “Sirvientes de Temis”. Tal era el respeto del Orden en el Olimpo, que Hera se dirigía a ella como “Señora Temis”, pues al ser la Diosa de la Justicia Divina, era cumplidora de los dictámenes de los Dioses. Es por ello que, actualmente en el área laboral de los abogados y personas ligadas a la Justicia, exhiben diversas Obras de Arte en pintura y escultura en sus respectivos despachos como decoración de interiores.

En este lienzo se trató de interpretar a la Diosa Temis bajo los argumentos que anteriormente se manifiestan, anteponiendo la Justicia en la canva bajo el máximo esplendor de nuevas premisas que acompañan a la misma en esta nueva modalidad a distancia que nos encontramos viviendo, sumergidos en los estragos de la Sindemia ocasionada por el SARS COV-19 y SARS COV-2 a nivel mundial, tratando de hacerles llegar el mensaje en la toma de conciencia a los Magistrados, Jueces, Abogados en cualquiera de sus modalidades y a todo el personal encargado de impartir Justicia (y en todas los ámbitos de la vida cotidiana) a mantener el equilibrio de la balanza ante la exasperación del arribo del término de la Sindemia en el momento menos esperado, puesto que derivado de la misma, la Humanidad hemos presenciado vivir que, ésta ha logrado conseguir que externemos lo peor que tenemos subjetiva y objetivamente como Seres Humanos.

Marion Huerta López-Rosenkreutz.


Entradas Recientes

Ver todo