" El Arte y la Guerra solo deben mirarse desde lejos ".



El Arte y la Guerra son dos inventos del hombre, uno para poder conquistar por medio de la belleza y la armonía; el otro poder conquistó por medio de la fuerza bélica aquello que no se puede conquistar por otro medio. El observar a cierta distancia ambas cosas, observar a las personas, el arte, las situaciones que vivamos externamente, podemos concretar la definición de la situación en la cual nos encontramos, o se encuentran las personas externas a nuestro grupo social y vida cotidiana. El Arte de la Guerra, escrito que se le atribuye a Sun Tzu fue un general chino que vivió alrededor del siglo V antes de Cristo. La colección de ensayos sobre el arte de la guerra que se le atribuye constituyen el tratado más antiguo que se conoce sobre el tema. No obstante a pesar de su antigüedad, los consejos de Sun Tzu siguen manteniendo vigencia.

La obra del general Sun Tzu no es únicamente un libro de práctica militar, sino un tratado que enseña la estrategia suprema de aplicar con sabiduría el conocimiento de la naturaleza humana en los momentos de confrontación. No es, por tanto, un libro sobre la guerra; es una obra para comprender las raíces de un conflicto y buscar una solución. "La mejor victoria es vencer sin combatir", nos dice Sun Tzu, "y ésa es la distinción entre el hombre prudente y el ignorante". Cayendo el contenido del antiguo compendio en un Arte.

La obra de Sun Tzu llegó por primera vez a Europa en el periodo anterior a la Revolución Francesa, en forma de una breve traducción realizada por el sacerdote jesuita J. J. M. Amiot. En las diversas traducciones que se han hecho desde entonces, se nombra ocasionalmente al autor como Sun Wu o Sun Tzu.

El núcleo de la filosofía de Sun Tzu sobre la guerra descansa en estos dos principios:

1. Todo el Arte de la Guerra se basa en el engaño.

2. El supremo Arte de la Guerra es someter al enemigo sin luchar.

La guerra es el arte de engañar. Así, si eres capaz, finge incapacidad; si estás preparado para entrar en combate, finge no estarlo; si te encuentras cerca, finge estar lejos; si te encuentras lejos, finge estar cerca. Si el enemigo es ávido en ganancias, sedúcelo. Si está confuso, atrápalo. Si es consistente, prepárate. Si es poderoso, evítalo. Si es colérico, provócalo. Si es humilde, hazlo arrogante. Si está quieto, oblígalo a actuar. Si está unido, divídelo. Atácalo cuando no esté preparado, lánzate sobre él cuando no se lo espere. Estas fórmulas propician la victoria a los estrategas, pero no pueden decidirse de antemano.

¿Cómo se puede tener dos inventos creados por la misma humanidad, siendo tan controversiales?

Siendo el Arte una belleza, una bella y armónica creación del Ser Humano, al reflexionar estos dos conceptos, me hace recordar una célebre frase: "Nadie tiene derecho a destruir la belleza cuando la ve".- Grace Kelly.

Gracias por estar aqu!!!.

Marion Huerta López-Rosenkreutz-



Entradas Recientes

Ver todo