"La Joya Jarocha".


“La Joya Jarocha”.- Este lienzo abarca un arte y costumbres en conjuntos interrelacionados a través de los siglos. Costumbres que son de diversas culturas, y mezcla de razas e idiosincrasias. El título de este lienzo, se me ocurrió debido a que toda mujer es en sí misma una joya divina (creaturas hechas por Dios, y que son imprescindibles para los hombres, siendo ellas unas joyas invaluables). El vestido que es una hermosa recopilación de costumbres españolas y afroamericanas, dan un resultado que se evidencía “per se”. Los olanes, así como el color blanco del mismo traje es comparado con el movimiento de las olas del mar.

El traje de jarocho, mestizo en su origen, es de influencia Valenciana y Andaluza, se usó a fines del siglo pasado luciendo cola o media cola y olanes, así como rebozo a la usanza indígena elemento en el traje que independientemente de su origen español, se puede afirmar que las necesidades y el gusto indígena transformaron la prenda original hasta convertirla en la representación típica en vestimenta femenina del estado de Veracruz. El rebozo no sirve únicamente para cubrirse la cabeza o para cruzarse sobre el pecho como un simple adorno, sino que también es cuna provisional de los niños pobres, también tenía más funciones como: pañuelo, canasto o manta. El camisón es el antiguo huipil, el cual es rejillado y bordado. La enagua y entre enagua, son las antiguas crinolinas de la mujer andaluza, el pañuelo es herencia de la mujer valenciana, así como el delantal, la cinta en la cabeza es herencia de la mujer negra, los zapatos en los tiempos de lluvia eran zuecos de madera con piel que después fueron usados en los fandangos.

ROPA EXTERIOR: Refajo o enagua sin manga y cuello cuadrado que llega hasta los tobillos, va adornado alrededor del cuello y en la parte inferior de bordado o rejillado, listón y pasalistón.

SOBREPUESTA: Falda amplia de organza que finaliza con dos olanes con encaje en la parte inferior de cada uno de ellos. Sobre la falda lleva adornos de encaje formando figuras (en algunas regiones suelen no tener dichos adornos y mantener lisa la falda) y sobre los hombros pañuelo de encaje o tul bordado sostenido por prendedores en la parte de adelante y atrás y, rebozo.

ACCESORIOS: Delantal de terciopelo negro bordado con flores en colores vivos, collares, abanico colgado al cuello con cadena de oro, paliacate rojo a la cintura, moño del color que combinara con el vestido y flores que pueden ser rosas o gardenias del lado izquierdo de la cabeza si la mujer es soltera y del lado derecho si tiene compromiso, aretes dorados de filigrana, cachirulo de carey adornado de pedrería y oro y, zapatos blancos.

Veracruz, tierra de cultura, de ritmos, de historia, aquí nace el mestizaje, de aquí parte nuestra identidad cultural. Es en esta verde franja que se anida junto al mar, donde se cimbraron las ilusiones de los más antiguos pobladores que nos heredaron honor, gloria y tradiciones. Hoy florecemos como sus hijos predilectos, cosechando los frutos sembrados con amor, emoción, pasión y coraje por nuestros antecesores. Somos los hombres del Quinto Sol sus orgullosos herederos.

Hay tres culturas fundamentales: la Olmeca, la Huasteca y la Totonaca. En el curso de los dos siglos anteriores al arribo de los españoles, se produjo una fuerte influencia náhuatl, que se consolidó y tendió a ser dominante a partir de la conquista azteca, consumada en el siglo XV. Se conservan testimonios de estas culturas en los centros arqueológicos de Pánuco, Castillo de Teayo, El Zapotal, Las Higueras, Quiahuiztlán, El Tajín, Cempoala, Tres Zapotes, San Lorenzo Tenochtitlán, por citar algunos.

Se desconoce el origen de los Olmecas, pero se cree que hace 3500 años, una inmigración con rasgos negroides llegó a Champotón, Campeche y que de ahí viajó por la costa, hasta llegar al río Coatzacoalcos, mezclándose con un grupo ya establecido en esa zona. A partir de entonces iniciaron su gran desarrollo y sus características culturales pueden reconocerse en distintas regiones del territorio mesoamericano.

En lo que fuera el área metropolitana, que comprendió la cuenca del río Coatzacoalcos, construyeron centros ceremoniales en San Lorenzo Tenochtitlán, Tres Zapotes en Veracruz y La Venta en Tabasco; alcanzando su mayor esplendor hace 2600 años. También se establecieron en el Cerro de las Mesas y Cosamaloapan, en la ribera del río Papaloapan y en la Mixtequilla.

Una de las manifestaciones propias de los olmecas, los distinguió como excelentes escultores; fue la escultura monumental en piedra, destacándose las Cabezas Colosales. Su escritura fue por medio de figuras o símbolos que representaban ideas; en cuanto a la inscripción de fechas se les considera como los iniciadores de este campo, quienes representaron su numeración por medio de puntos, rayas y un signo equivalente al cero.

El Totonacapan abarcó la región comprendida entre el río Cazones, al norte y el río Papaloapan, al sur; al oriente limitaba con el Golfo de México y al occidente con la Sierra Poblana.

Los objetos de piedra hallados en la parte central del litoral veracruzano, en lugares como Rancho Nuevo, Paso Doña Juana, Trapiche, Ranchito de las Animas, Viejón, Chalahuite y Tlalixcoyan; entre otros, indican que el hombre se estableció en esa zona desde tiempos remotos.

Las principales actividades de los primeros habitantes del Totonacapan, fueron la recolección, la caza y la pesca; cultivaron maíz, fríjol, chile, calabaza, aguacate y zapote. Las caritas sonrientes, los yugos y las palmas son representaciones características totonacas.

El Tajín es el centro ceremonial más representativo de la cultura totonaca, estuvo dedicado al Dios Huracán y se cree que fue el núcleo de una importante población. Su edificio más conocido, es la pirámide de los Nichos, en la que el número de los mismos coincide con los días de un año civil o solar.

El río Huitzilapan o de La Antigua, marcó el límite de los asentamientos totonacas, pero en Cempoala se concretó el apogeo de esta cultura, ya que ahí sucedieron dos hechos importantes: las conquistas de la Triple Alianza y la española.

El Huaxtecapan se localizó en el norte de Veracruz, comprendió desde el río Cazones hasta algunas áreas de los estados de Tamaulipas, Hidalgo, San Luis Potosí, Querétaro y Puebla. Se cree que huastecas y mayas tuvieron algún parentesco ya que sus construcciones y técnicas agrícolas eran semejantes. De los primeros huastecos sólo se conocen algunas construcciones y cerámica.

La última etapa cultural del Pánuco abarcó de 1200 a 1519 y representó la época de mayor grandeza de la cultura huasteca.

Todo esto un poco representado en este lienzo, con un poco de descripción de la historia que antecede la conquista española y la cual fue vivida con creencias como: La Santería, Palo Mayombe, Vudú; aunándose en la época de la conquista el Cristianismo.

Marion Huerta López-Rosenkreutz.

Entradas Recientes

Ver todo